Por qué Da Vinci de Guatemala?

El nombre de la “Universidad Da Vinci de Guatemala” tiene fundamento en la visión y aportes de Leonardo Da Vinci (1452- 1519)   hacia distintos campos de la ciencia, las artes y la evolución, al haberse anticipado en muchos de sus aportes a la época en la que vivió, y se convirtió así en gran visionario e inventor.  Leonardo Da Vinci nació en la ciudad de Vinci el 15 de abril de 1452 y murió a los 67 años de edad.  Fue pintor, escultor, ingeniero, arquitecto, físico, biólogo, filósofo, geómetra, botánico, modisto, cartógrafo, inventor de juegos de salón y de útiles de cocina, así como fundidor y urbanista, entre otras aptitudes.

La vida de Leonardo Da Vinci sirvió de base e inspiró a los promotores del proyecto, enfatizándose específicamente en aspectos como la universalidad del nombre Da Vinci, la innovación (ya que fue un personaje que se adelantó al tiempo en que vivió), el alcance que tuvo (ya que sus aportes enriquecieron áreas del desarrollo humano y social) y  la integración del conocimiento

El legado de Leonardo Da Vinci (1452,1519) en la historia universal destaca por:

La sed de observar e investigar (saper vedere)
La manifestación del talento en toda su gama
La creatividad y la innovación
La entrega y pasión por el trabajo
La capacidad de visionar el futuro lejano

UDV aportará a Guatemala la formación de líderes que adopten esa actitud y filosofía de vida para contribuir a su desarrollo integral

Reseña Histórica

Reseña Histórica

Desde sus orígenes, las universidades han sido el ámbito de la creación y transmisión del conocimiento. En el marco de esa misión se ha dado una serie de cambios y transiciones,  que han servido de apoyo, para lograr que la educación evolucione y contribuya a mejorar las condiciones de vida de las sociedades. Este propósito reviste de sobresaliente importancia en países y regiones geográficas, que como en el caso de Guatemala, y en este particular, del departamento y área de confluencia de Huehuetenango, se encuentran en vías de desarrollo.

Esta propuesta tiene como fin la creación de una Universidad Privada que pretende contribuir al logro de tan nobles y necesarios propósitos.

Tal como lo establece la ley de Universidades Privadas y el Reglamento del Consejo de la Enseñanza Privada Superior, así como la guía de requerimientos para la presentación de expedientes destinados a la creación de nuevas universidades,  la solicitud de  autorización de una nueva universidad puede ser presentada por una persona individual o jurídica.

En este caso, la solicitud es presentada por la persona jurídica denominada Fundación para la Educación Superior, Desarrollo y Actualización Profesional (FUNDESDAP),  entidad cuyos objetivos son compatibles con los propósitos de creación de la Universidad Da Vinci de Guatemala.  FUNDESDAP (cuya documentación se presenta en uno de los legajos que forman parte de este proyecto) fue autorizada legalmente el 10 de diciembre de 2008, por el Ministerio de Gobernación mediante acuerdo ministerial 3031-2008.  Dicho acuerdo fue publicado en el Diario Oficial el 30 de diciembre del 2008.

FUNDESDAP comparece en el presente trámite como solicitante,  así como aportante de recursos económicos para el funcionamiento inicial de la Universidad,  sin establecer ninguna condición de dependencia, vinculación o compromiso. Con ello se garantiza el principio de independencia, tal como está establecido en el artículo 85 de la Constitución Política de la República.

FUNDESDAP, por tanto, tal como lo evidencia el mismo nombre de la entidad, así como los fines claramente expuestos en su  acta constitutiva, apunta a promover y fortalecer la educación superior y el desarrollo y la actualización profesional lo cual es plenamente compatible con la formulación del proyecto de creación de la Universidad Da Vinci de Guatemala,  que se presenta para el análisis y aprobación del CEPS.   Los promotores del proyecto consideraron apropiado que fuera una entidad de naturaleza educativa y sin fines de lucro, la que figurara como solicitante ante el CEPS para la aprobación de la Universidad Da Vinci de Guatemala. Además la figura de una fundación educativa resulta apropiada  para la captación de donaciones, así como para la gestión y celebración de convenios de cooperación destinados a favorecer el avance del proyecto de creación de la Universidad.

Por supuesto, una vez autorizada la creación de la Universidad Da Vinci de Guatemala,  sus estatutos son claros en que ésta tendrá plena independencia ya que FUNDESDAP le trasladará los recursos económicos que se tienen destinados para apoyar el inicio de operaciones, y FUNDESDAP no tendrá ninguna injerencia sobre la Universidad Da Vinci de Guatemala. Ambas entidades, funcionarán en forma independiente y sujeta a las condiciones legales que a cada una le competen.

Para concluir, tal y como lo dicta la Constitución Política de la República en su artículo 85, la Universidad Da Vinci de Guatemala, será una institución independiente de cualquier persona individual o jurídica externa, incluida la entidad solicitante FUNDESDAP.